Frenando con la caja

¿Para qué es la caja de cambios? En general, la caja de cambios se usa para transmitir de forma suave la potencia generada en el motor hacia las ruedas, aumentando la velocidad de circulación. Sin embargo, también podemos utilizar la caja al frenar, siendo una forma práctica de disminuir el consumo de combustible.

Si las revoluciones del motor (RPM) descienden hasta casi el ralentí, deberás reducir una marcha para que el motor no empiece a “zapatear”.

¿Quiéres saber más?

Si debes reducir abruptamente la velocidad, puedes intentar, además de quitar el pie del acelerador, bajar una marcha. Esto incrementará la capacidad de frenado. No te asustes si sientes que se elevan las revoluciones, pues mientras más altas, mayor será la retención. solo debes cuidar que no se exceda las RPMs permitidas, las que están marcadas con un color rojo en el tacómetro. Y no lo olvides: aunque las RPMs se eleven, el consumo de combustible en esos instantes será nulo, pues al liberar el acelerador manteniendo una marcha puesta la inyección de combustible se corta.

Frenando con la caja
Conducción Eficiente

Consejo Eficiente

Cuando sea necesario disminuir la velocidad o detenerse, quita el pie del acelerador y mantén la marcha engranada sin pisar el embrague. De esta forma, la inyección de combustible al motor se corta, reduciendo el consumo total del viaje. Evita el uso del pedal de freno hasta que estés por detenerte o sea estrictamente necesario para evitar acercarte demasiado al vehículo que te precede.